¿Sabías que el color de los cristales de las gafas de sol no obedece a un mero capricho estético? Las gafas con cristales de colores se suelen presentar como un complemento de moda antes que como una medida de protección ocular frente a los daños solares, lo cual induce a cometer errores a la hora de comprar el modelo de gafas de sol que más te conviene.

Por otro lado, no debes confundir las gafas con cristales de colores con las que incorporan filtros específicos para ciertas longitudes de onda, como puede ser la luz azulada. No te apures, saber qué gafa de sol es más adecuada para ti, al menos en lo que se refiere al aspecto cromático de las lentes, es más sencillo de lo que parece.

 

¿Cuál es el mejor color de cristales para tus gafas de sol?

Las gafas que incorporan filtros para cierto rango de longitudes de onda, como pueden ser la luz azul o la amarilla, pueden ser coloreadas o casi transparentes, con un matiz de color inapreciable. Estas últimas suelen utilizar una tecnología más innovadora.

Pero las gafas de sol buscan protegernos de todo el espectro de radiaciones ultravioleta que llegan a donde nos encontremos. Podemos usarlas en la calle, al conducir o, incluso, no retirarlas en interiores si no vamos a realizar tareas de precisión. Para lograr la protección ocular que necesitamos, sin interferir en la nitidez con la que vemos a través de las lentes, lo habitual en contar con dos gafas de sol diferentes y alternar su uso según las condiciones ambientales.

Los cristales oscuros para gafas con fotoprotección ya no son un imperativo, aunque puedes emplearlos si te gustan. Hoy en día, el mejor color de cristal para gafas de sol depende de la iluminación y la necesidad de protección que necesites. Si nos obligaran a elegir un único color, teniendo presente las limitaciones que conlleva, optaríamos por las gafas de sol con lentes de color gris frente a las clásicas gafas con cristal marrón.

¿Sorprendido? Ahora te explicamos los puntos fuertes de los cristales para gafas de sol en función de su tonalidad, pero antes te recordamos que no todas las gafas con cristales tintados, ni siquiera los oscuros, sirven como gafa de sol: han de ofrecer un nivel de protección 3 o 4 (para playa y para alta montaña, respectivamente).

 

Usos y ventajas de cada color de cristales para gafas de sol

Cristales grises

El gris es el color más neutro, el que menos altera la percepción de los colores. Por este motivo se recomiendan las gafas de sol con cristales grises para personas que no se encuentran a gusto llevando este tipo de lentes, durante la conducción y en el caso de personas con fotofobia.

Son los cristales más versátiles.

Cristales amarillos

No son buenos para gafas de sol, aunque como sabrás, hay modelos que los tienen. Los cristales amarillos ofrecen poca protección frente a la radiación solar, por lo que solo serían útiles en condiciones de poca iluminación, como puede ser un día de invierno. Hay personas que, por presentar ciertas retinopatías, necesitan o agradecen el uso de gafas con cristales amarillos en el día a día.

También son muy apreciadas por los gamers, pues estas lentes son capaces de potenciar el contraste de los colores que percibimos al utilizar dispositivos digitales, con lo que reducen la fatiga visual en usuarios que pasan muchas horas al día frente a una pantalla.

Cristales marrones

Las gafas de sol con cristales marrones están indicadas para la protección ocular tras una cirugía refractiva y para la práctica de deportes al aire libre.

No alteran mucho la manera en que percibimos los colores y permiten ofrecer gafas con mayor o menor protección frente a diferentes intensidades lumínicas.

Cristales verdes

Estos cristales son los más cómodos para quienes sufren de hipermetropía y para aquellos que practican deportes acuáticos.

Otros colores

Las gafas azules, rosas o, incluso, naranja, no suelen ofrecer una buena protección como filtro UV. Son más un complemento de moda que una protección ocular. De hecho, las gafas con cristales naranjas aumentan el contraste de los colores de forma análoga o más intensa que las de color amarillo.

El color de los cristales de las gafas de sol determina buena parte de sus propiedades físicas a la hora de filtrar o no radiación ultravioleta y de permitir ver mejor o peor según las condiciones de iluminación. Si hablamos de protección de los ojos frente a la radiación solar, el color de las lentes no debería ser tenido en cuenta como elemento de moda o para combinar con un outfit. Para estos fines, existen gafas con una protección 2, que sirven para el uso diario en ciudad.