Son tanto los tipos de lentillas que podemos encontrar en el mercado que nos pueden surgir dudas a la hora de elegir las más apropiadas o al buscar la opción más cómoda por ejemplo, durante el verano. Vamos a ver las diferentes clases de lentes de contacto que existen hoy en día.

Podemos dividir los tipos de lentillas según la consistencia que tengan, por ejemplo lentillas blandasrígidas o de colores o dependiendo del tiempo que podamos utilizarlas. En este caso estamos hablando de lentes de contacto diarias, semanales, quincenales e incluso de uso prolongado. Cada una de ellas tienen características diferentes y siempre debemos asegurarnos de que están homologadas.

Lentillas blandas

Son las más populares y para su fabricación suelen utilizarse materiales nuevos y técnicas innovadoras para conseguir que se adapten fácilmente y sean muy cómodas.

Entre sus cualidades encontramos que son flexibles y transpirables, por lo que también están indicadas si queremos usarlas de manera esporádica o es la primera vez que utilizamos lentes de contacto.

Están compuestas de agua y un material hidrofílico que se encarga de atraer y retener el agua para evitar que el ojo se reseque y la lentilla sea molesta.

Lentillas rígidas o permeables al gas

Dentro de los tipos de lentillas, las lentes rígidas son las que más tiempo llevan en el mercado y pueden ser la opción correcta en caso de astigmatismo o si no conseguimos una visión nítida por medio de las lentillas blandas. También son recomendables ante trastornos que influyen en la forma del ojo, como el queratocono.

Se caracterizan por no cambiar de forma, ni al tocarlas ni tampoco al llevarlas puestas, por eso se necesita alrededor de dos semanas como período de adaptación.

En este caso no llevan agua y su estructura está pensada para que el oxígeno pase a la córnea, lo que potencia su comodidad, estabilidad y la higiene ocular.

Lentillas semirrígidas

Entre los tipos de lentillas también se encuentran las semirrígidas, que pueden ser la alternativa correcta si no estamos convencidos con los modelos de lentillas blandas o rígidas. En estas lentes híbridas se combinan materiales blandos y permeables a los gases que buscan aportar un extra de confort.

Lentillas de colores

Podemos encontrarlas graduadas o no y, en cualquier caso, siempre deben ser homologadas. Antes de su uso se recomienda consultar al oftalmólogo, ya que las características de cada ojo varían dependiendo de la persona. Estos tipos de lentillas se suelen utilizar con fines estéticos y varían o resaltan el color de los ojos o incluso la forma de la pupila.

Tipos de lentillas según su uso

Las lentillas diarias están pensadas para tirarlas tras su uso y son recomendables para personas que padecen alergias, si no queremos dedicar tiempo al mantenimiento o si utilizamos lentillas blandas de manera ocasional.

Por otro lado, las lentillas semanales o quincenales suelen ser algo más económicas que las diarias y tienen una vida útil máxima de dos semanas. Aunque necesitaremos utilizar un líquido de mantenimiento, evitaremos infecciones al desecharlas cada quince días. También son recomendables si tenemos los ojos sensibles.

Las lentes mensuales necesitan limpiarse con un líquido específico y son las indicadas para aquellos que utilizan lentes de contacto frecuentemente, ya que el precio es algo más reducido que las anteriores.

Por último, entre los tipos de lentillas encontramos las que son de uso prolongado. Por lo general están fabricadas con materiales especiales, como el hidrogel, por lo que contribuyen a aumentar la cantidad de oxígeno que llega a la superficie del ojo. De esta manera no necesitan prácticamente limpieza e incluso podemos utilizarlas mientras dormimos siempre que hayamos pedido antes la opinión de un especialista.

La gran variedad que tenemos entre los tipos de lentillas nos ayudará a encontrar la mejor opción para nuestra graduación y características específicas de los ojos como el nivel de lubricación, sensibilidad e incluso alergias. Además, también se adaptan a nuestro estilo de vida, bolsillo o si queremos ahorrar tiempo en su limpieza y mantenimiento.