Las lentes de contacto aumentan la posibilidad de que puedas presentar sequedad ocular. Los ojos secos por el uso de lentillas tienen fácil solución con unas lágrimas artificiales, pero puedes no llegar a necesitar las gotas para ojos secos si eliges bien el tipo de lentillas.
Si “se me secan los ojos con las lentes de contacto” es una frase que sueles pronunciar al terminar la jornada, o incluso al comenzarla, acompáñanos. Te vamos a contar de manera sencilla por qué sucede esto y cómo lo puedes evitar en la mayoría de los casos.

Por qué se me secan los ojos cuando uso lentillas

Cuando llevas lentes de contacto estás poniendo una barrera física que interfiere con la humectación bajo la lente, con el modo en que se evaporan tus lágrimas y con el intercambio de oxígeno. Aunque existen lentillas para ojos secos, es importante que no utilices tus lentes de contacto más allá de 8, 12 o 14 horas al día. Lo mejor es que, al llegar a casa, las cambies por unas gafas o pases a no usar nada si no lo necesitas.

No obstante, tenemos una buena noticia para ti: la mayor parte de las veces que las lentillas te causan sequedad en los ojos es porque no las utilizas bien, por lo que el problema tiene fácil solución. También puedes no estar eligiendo los mejores productos para su limpieza y cuidado de acuerdo con tus ojos y el material de tus lentillas.

Existen medicamentos que aumentan la sequedad del globo ocular. Suelen ser tratamientos antialérgicos. Paradójicamente, una alergia ambiental o a los líquidos de tus lentillas también puede causarte los problemas de falta de humectación.

Las personas que fuman o beben, así como quienes deben permanecer en un ambiente con abundantes partículas finas en suspensión necesitan mayor humectación para evitar molestias al usar lentillas.

Consejos para los ojos secos cuando usas lentillas

Utiliza lágrimas artificiales

En forma de gotas para ojos secos o bien en pomada, si tu caso es más rebelde. Muchas veces este sencillo gesto bastará para eliminar tus molestias. De no ser así, consulta con tu oftalmólogo o con tu optometrista.

Presta atención a tu rutina de limpieza

Ya te hemos contado que puedes sufrir alergia a algunos de los líquidos con los que limpias o guardas tus lentillas.
Una mala higiene podría dejar partículas adheridas en la superficie de las lentes de contacto y ocasionar molestias semejantes a las de la sequedad ocular, o llegar a causar infecciones.

Pero, si tienes tendencia a la sequedad ocular desde que usas lentillas de manera más o menos continuada, también puedes probar líquidos especiales, que modifican la adherencia del agua en la superficie de tus lentes de contacto.

Elige lentillas especiales para ojos secos si ya sufrías este problema antes

Existen lentillas que se adaptan mejor a los ojos secos. Dentro de este grupo, destacamos las de hidrogel de silicona porque facilitan el intercambio de oxígeno con el globo ocular y las lentillas desechables de uso diario.

Si vives o trabajas en un ambiente con baja humedad relativa, necesitas lentes con agua porque les resulta más difícil llegar a resecarse. Y también hay fabricantes de lentillas que ofrecen modelos especiales para quienes sufren de ojo seco de manera importante. Un buen equipo de optometristas puede asesorarte correctamente.

Sufrir de ojos secos por usar lentillas es algo muy frecuente. Por un lado, la física juega en contra de la correcta humectación del ojo si no utilizas correctamente tus lentillas, pero también puedes tener este problema a causa de una mala elección en los materiales de tus lentes de contacto o en los líquidos para su limpieza y conservación. Sí, existe líquido de lentillas para ojos secos.

Si deseas saber qué lentillas son mejores para ojos secos y cómo poder usar lentes de contacto sin sufrir esta molestia, puedes pasar a visitarnos: te asesoramos a la hora de elegir tus lentillas, teniendo en cuenta todas las patologías que puedan afectar a tus ojos, incluyendo enfermedades y síndromes no estrictamente oculares. Confía solo en profesionales.