La visión estereoscópica es lo que nos permite apreciar profundidades y volúmenes. Resulta imprescindible para poder relacionarnos con el medio y para llevar a cabo tareas cotidianas.

A la visión estereoscópica también se la llama como el fenómeno que permite esa visión en 3 dimensiones, estereopsis. Como era de esperar, existen enfermedades que afectan a la estereopsis y test específicos para evaluar su impacto en la agudeza visual estereoscópica (AVE).

Qué es la estereopsis ocular

La estereopsis ocular es el fenómeno por el cual los dos ojos envían sus respectivas señales nerviosas al cerebro, con las imágenes que percibe cada uno, y es el cerebro el que las fusiona creando lo que creemos ver, una imagen en la que se pueden percibir distancias y volúmenes en general.

Las enfermedades que afectan a la agudeza visual estereoscópica pueden pasar inadvertidas en sus primeras etapas. Por suerte, se pueden detectar a tiempo con los llamados tests de estereopsis y corregir, a veces con lentes, otras con cirugía y, en ocasiones, con gimnasia ocular.

Estos tests de diagnóstico deben ser realizados e interpretados por un profesional, bien sea un oftalmólogo, bien un optometrista.

Cuándo se desarrolla esta visión

La visión estereoscópica comienza a desarrollarse a los 3 años, coincidiendo con el momento en que es recomendable que un niño sano comience sus revisiones oftalmológicas periódicas.

Esto es así porque, mientras se está desarrollando la visión es posible y fácil corregir defectos en la misma, en especial los relacionados con la visión binocular y la visión estereoscópica. Ambas no son lo mismo, al evaluar la visión binocular estamos comprobando si ambos ojos perciben las imágenes con la misma visión o no, mientras que con la estereopsis y sus alteraciones vamos más allá de los ojos, evaluando la parte neurológica de la visión.

Causas de alteraciones en la estereopsis

Las alteraciones más frecuentes en la visión estereoscópica aparecen mientras se está desarrollando la visión.

En ocasiones, el motivo no es otro que el hecho de que un ojo se desarrolla un poco antes que el otro, aunque es necesario intervenir para que el cerebro no perciba la señal del ojo menos desarrollado como real o, por el contrario, la elimine al no concordar con lo esperado.

Hablamos de los casos de ojo vago, frecuentes en la infancia y de fácil corrección con una detección temprana.

También es habitual que existan alteraciones en la visión tridimensional cuando ambos ojos no se encuentran correctamente alineados, como sucede en quienes presentan estrabismo. El estrabismo es otra afección visual que tiene buen pronóstico con un diagnóstico temprano.

Existen personas que, tras haber sufrido estrabismo en la infancia, llegan a la edad adulta con los ojos no perfectamente alineados, pero tienen una perfecta visión estroboscópica porque su cerebro se ha podido adaptar a esa desviación residual. También se dan casos de adultos con ambos ojos correctamente alineados y una aparente agudeza visual equivalente en ambos que presentan algún problema ligero con la estereopsis, de esos que se detectan con tests específicos antes de que lleguen a interferir con la vida diaria.

Cómo se puede evaluar y corregir la estereopsis

Existen distintos tipos de tests de estereopsis para que sean aplicados tanto en adultos como en niños pequeños. Todos ellos consisten en ir mostrando imágenes al paciente, a veces mientras lleva gafas polarizadas, mientras se le pide que realice un movimiento o que señale cuándo percibe mejor esas imágenes.

En el caso de los niños, la prueba más habitual es el test de la mosca, en el que se pide al pequeño que haga el movimiento necesario para atrapar una imagen de una mosca que se le muestra desde diferentes ángulos.

Con los adultos, los tests pueden utilizar otras imágenes como círculos o letras E, aunque se esté evaluando lo mismo: ¿en qué lado ves abierta la letra?

La corrección de los problemas de estereopsis depende en gran medida de la edad del paciente y su plasticidad cerebral. No obstante, incluso en adultos que se han sometido a cirugía refractiva o de cataratas y les ha quedado una pequeña merma en la agudeza visual estereoscópica, se pueden recuperar con una gimnasia ocular específica, a veces complementada con el uso de una o dos lentes graduadas durante un tiempo.

La estereopsis es el fenómeno que nos permite experimentar una correcta visión tridimensional. Requiere de una correcta visión binocular y de un buen alineamiento de ambos ojos, pero también de que el procesamiento de dos estímulos visuales ligeramente diferentes en el cerebro dé lugar a una imagen que se corresponda con las distancias y los ángulos reales.

Las enfermedades que afectan a la estereopsis pueden llegar a ser incapacitantes y tienen mejor pronóstico cuando se detectan en las primeras etapas de su evolución. También es determinante la edad en la que se diagnostican, pues mientras la visión se está formando hay más margen para la corrección de problemas severos.

El ojo vago y el estrabismo son responsables de muchos casos de alteraciones en la visión estereoscópica, aunque también pueden aparecer problemas tras una cirugía oftalmológica.

Si tienes dudas, acude a tu oftalmólogo o a una óptica que cuente con un equipo profesional como el nuestro. Podemos evaluar tu AVE en un par de minutos, sin necesidad de aplicar gotas para ver el fondo de ojo.